Blog

Compartiendo el conocimiento

El equipo científico del proyecto FAUCES está formado por especialistas en diversas especialidades de la geología (sedimentología, estratigrafía, tectónica, morfología…) y geotecnia. Durante la campaña, aprovechamos para compartir el conocimiento científico sobre temas relacionados con la temática del proyecto. Una manera de hacerlo a bordo es impartiendo charlas científicas. Nos reunimos en la sala de reuniones del barco y se imparten charlas de unos 30 minutos.

  • En la primera, Víctor Tendero de la Universidad de Granada, nos aportó información acerca de la geología y de la geodinámica tierra-mar del sur de España y nos presentó también su proyecto de Tesis Doctoral, que va a tratar sobre la tectónica activa de los sectores de las Cordilleras Béticas y el mar de Alborán señalados en la figura inferior.1Captura

 

  • Silvia Ceramicola del Istituto Nazionale Di Oceanografia E Di Geofisica Sperimentale de Trieste, Italia, impartió una charla sobre la ocurrencia y distribución de los cañones alrededor del Mediterráneo, con especial atención a la morfología y geología de los cañones submarinos en el mar Jónico y su importancia para la sociedad.2Captura

 

  • Mariano Yenes de la Universidad de Salamanca, explicó algunas propiedades geotécnicas generales de los sedimentos, para luego presentarnos un estudio sobre la consolidación aparente en sedimentos marinos, un proceso que aún no entendemos del todo.3Captura

 

  • Javier Idarraga, del Centro de Investigaciones Oceanográficas e Hidrográficas del Caribe (Colombia), nos explicó los rasgos morfológicos  y sedimentarios de los cañones submarinos y canales del sistema turbidítico del Magdalena, así como de los deslizamientos submarinos del margen continental de Colombia. Estas masas deslizadas podrían generar un tsunami, lo que representa un considerable riesgo para la población.5Captura

 

 

Anuncios

OSNI

El otro día, durante la Campaña FAUCES 2, ocurrió un hecho que trasciende los límites de lo que consideramos como normal en el campo de la geología marina. Algo que los científicos de a bordo evitan afrontar por no llegar a conclusiones que romperían con todo lo que creíamos saber hasta ahora. Antes de empezar a relatar lo que sucedió, permitidme una sucinta reflexión.

La paciencia, como madre de la ciencia, a veces no resiste la tentación de intentar explicar cualquier cuestión que nos surja sin la dosis necesaria del que sería su padre, el tiempo, y ya puestos en relaciones familiares, de su tío, el estudio. Cierto, la ciencia no lo explica todo, no sé si por falta de tiempo, de ganas y, por qué no, de dinero. Suerte que tenemos corrientes de pensamiento que nos permiten soslayar la ardua tarea del científico, esto es, tener que justificar todo con pruebas.

Estoy seguro que los partidarios de la hipótesis de los antiguos astronautas, línea de pensamiento (por decirlo de alguna forma) que defiende que todas las antiguas civilizaciones se formaron a partir de los conocimientos que trasmitieron unos antiguos astronautas (eufemismo de extraterrestre), tienen una explicación racionada y bien fundamentada. Siempre he pensado que los alienígenas son un poco tacaños. Después de cruzar la inmensidad del espacio cósmico con una tecnología que uno no se puede ni imaginar, van y nos dejan una tecnología, en comparación, bastante cutre. Cosas de los antiguos astronautas.

Los hechos: el otro día intentamos sacar un testigo de gravedad en una depresión circular, supuestamente formada en materiales blandos, pero contra todo pronóstico, no pudimos obtener ni un centímetro de sedimento; más aún: como ya os contamos, la lanza de hierro salió totalmente doblada de una manera que nunca había visto.

1Captura

Lanza doblada de testigo de gravedad y la flecha roja indica la localización de la depresión circular en el mapa batimétrico.

Hipótesis antiguos astronautas: tuvimos la mala suerte de acertar de pleno a una base de OSNIS (objetos submarinos no identificados), léase, el equivalente marino de los OVNIS. Probablemente acertamos en la capota de un platillo volador compuesta de no sé qué aleación, pero eso sí, muy dura; tan dura, que dobló la lanza del testigo. No puedo imaginar el susto que se llevaron. No es la primera vez que se detectan este tipo de bases circulares de OSNIS (solo sirven para aterrizajes de platillos redondos), ya en los años setenta se describieron en la bahía de Cádiz estructuras similares desde donde salían naves alienígenas en forma de luces extrañas, como burbujas iridiscentes.

2Captura

Lo siento por los partidarios de los antiguos astronautas, en otra ocasión será, pero estas estructuras están ampliamente descritas en la literatura científica (después de mucha paciencia, tiempo y estudio) y se conocen como “pockmarks”, generalmente asociadas a escapes de fluidos desde el subfondo marino. En muchos casos se forman por el colapso del fondo marino debido a escapes de gas, de ahí las luces extrañas que algún antiguo astronauta observó en la Bahía de Cádiz. A seguir buscando viajeros del espacio-tiempo.

3Captura

Imagen batimétrica ilustrando un campo de pockmarks en el Mar de Alboran

P.D.: Por cierto, aún no sabemos por qué se dobló de esa manera la lanza, ¿será que tienen razón los de los antiguos astronautas?

Clases a bordo

Estos días estamos impartiendo, desde el B.O. Sarmiento de Gamboa, clases prácticas a los alumnos

  • de los Grados de Geología e Ingeniería Geológica de la Facultad de Ciencias de Salamanca y a los alumnos del Grado de Ingeniería Civil de la Escuela Politécnica Superior de Zamora.
  • Y también a los alumnos de Geología y Ciencias Naturales de la Universidad de Sapienza de Roma (Italia).

Nuestra participación en la campaña FAUCES 2, con el curso en marcha, ha hecho que nuestras actividades docentes habituales se hayan visto interrumpidas; en estas circunstancias, lo habitual es acordar fechas alternativas con los alumnos para su recuperación posterior, pero esta vez hemos querido probar algo nuevo. Queremos convertir un problema en una nueva y única oportunidad para que nuestros alumnos aprendan algo más allá de lo habitual.

Para sustituir la presencia física en el aula por la presencia digital, hemos recurrido a la realización de varias videoconferencias en las que contactamos con todos los alumnos de la clase a una misma hora, utilizando la red wifi del barco, de forma que nos hemos podido mover por todas las dependencias, desde el puente de mando hasta los laboratorios de las cubiertas inferiores.

2CapturaIMG-20181010-WA0013

6Captura

Por supuesto todo esto no hubiera sido posible de no haber contado con la red informática del barco y con José Alberto Serrano, técnico informático de la UTM, que nos ha preparado todos los equipos para que todo fuera lo más fluido posible.5Captura

De este modo, trasladamos al aula la actividad de prospección geotécnica marina que estamos desarrollando y, además, les enseñamos cómo es un barco de investigación oceanográfica y la no menos llamativa vida diaria de sus tripulantes: sus horarios, sus lugares de trabajo, de comida, de ocio…3Captura

En definitiva, pretendemos convertir la ausencia temporal del aula de los docentes embarcados en una oportunidad distinta de aprender, en una forma de motivar y, en definitiva, en una forma de enriquecer el programa docente tradicional.

Mariano  Yenes, José Nespeira, y Francesco Chiocci

 

 

La Tormenta Leslie

El domingo 14 por la tarde, durante el trayecto hacia la zona 2 de trabajo que está situada próxima al Estrecho de Gibraltar, tuvimos la visita de la tormenta Leslie.

1Captura

Y para pasarlo lo mejor posible, el capitán nos ofreció una barbacoa. Con la ayuda del equipo de cocina y la tripulación, la barbacoa fue disfrutada en el hangar del barco, pues en la cubierta hubiera sido incluso peligroso, además de incómodo.

2Captura

Después, como el brusco bamboleo del barco y el ruido de las olas no nos dejaban dormir, continuamos con una velada amenizada por Iván, Raquel, Roberto, Gabriel y Juan en un espontáneo concierto.

4Captura

 

Adaptarse al barco

Para los que nos iniciamos en el mundo de la geología marina, participar en una campaña en un buque científico es muy emocionante. Durante nuestra formación más teórica de la universidad, nos enseñan los fundamentos de las técnicas que aquí se utilizan, pero siempre nos quedan dudas de cómo se toman los datos, en qué consisten las campañas marinas y cómo es la experiencia para los que las viven.

En la práctica, surgen pequeñas dificultades que no te enseñan en clase. Las primeras están relacionadas con el mero hecho de vivir en un barco. Días antes ya te planteas preguntas que para los veteranos tienen respuestas fáciles. Por ejemplo, qué tipo de ropa y cuánta me llevo, si hay lavandería, conexión de internet, si hay que llevarse medicamentos y, por supuesto, pastillas contra el mareo. Tienes que adaptarte a los nuevos horarios, no solo a los de la cafetería, sino a los de trabajo: si te toca de 12 a 4, trabajas de 12:00 a 16:00 y de 00:00 a 04:00. Y no se suele coincidir con el compañero de camarote, por lo que es mejor organizarse para no molestarse mutuamente mientras el otro duerme. También hay que aprenderse muy bien las normas de seguridad: los divertidos simulacros, cuándo usar casco, siempre mirar hacia abajo al atravesar una puerta para no tropezarte…

Captura

Para poder trasnochar y cumplir los turnos hay que buscarse entretenimiento. Desde adelantar un poco de trabajo de la tesis, hasta usar los entretenimientos que ofrece el buque: salas de televisión, juegos de mesa, gimnasio… o la lavandería, y ya aprovechas para pillar alguna lavadora libre.

Al principio, el trabajo puede asustar un poco. Por ejemplo, en el laboratorio de acústica, donde se controla el funcionamiento de las sondas parámetricas y la multihaz, hay como unas 14 pantallas encendidas a la vez solo para controlar todo. Luego descubres que con atender a tres o cuatro ya es suficiente.

Te explican los parámetros que tienes que ir supervisando, pero con instrucciones como: “si ves que esa curva empieza a tener mucho error o pierde calidad, cámbiale tal parámetro”. Y sí, si habéis pensado: “¿cuánto es mucho error o perder demasiada calidad?”, os ha ocurrido igual que a mí. Por suerte, siempre hay técnicos y científicos experimentados a los que preguntar y que hacen entretenida la espera hasta la medianoche.

Victor Tendero

Captura2

¡¡CALDERONES!!

Uno de los regalos de las campañas oceanográficas en el mar de Alborán es el avistamiento de calderones, esos cetáceos negros de cabeza redonda que pertenecen al género Globicephala (con razón). Son unos animales tan sociables que, cuando avistan el buque desde lejos, se acercan para curiosear.

Ya hemos tenido varias visitas de estos mamíferos marinos, la primera mientras sumergíamos el piezocono de la empresa IgeoTest para un ensayo de geotecnia submarina.

La segunda fue mientras nos preparábamos para tomar un testigo de gravedad del fondo marino. Pero una de las más espectaculares ha sido cuando unos compañeros de la UTM (Unidad de Tecnología Marina del CSIC) los han deleitado con el sonido de gaitas gallegas en la cubierta del buque.

Cuando trabajamos en la cubierta del buque y se avistan calderones o cualquier tipo de fauna marina, se empieza a correr la voz por el barco y la gente aparece por todos lados para poder ver “lo que hay en el agua”. Es una experiencia fantástica compartir el mar con los seres que lo habitan, y esperamos que se siga avanzando en la conservación de las aguas y los fondos marinos para que podamos seguir disfrutando de nuestro “planeta agua”.

Calderones
Los calderones se acercan a saludarnos

El parafinado de testigos

Unas tijeras, vendas, parafina, un calefactor y un par de brochas no muy gordas… No, no me he confundido, esta no es la lista del material que necesitan mis hijos para la clase de artes plásticas. Es en realidad todo lo que necesitamos para asegurarnos de que nuestras muestras de los fondos marinos no pierden su humedad antes de ser ensayadas en laboratorio.

¿Y qué pasaría si no lo hiciésemos, y los testigos llegasen con menos humedad que la que tienen realmente en su hogar? Pues ocurriría lo mismo que le sucede al barro de modelar: su comportamiento cambiaría y pasaría de ser un material plástico a ser un material de comportamiento frágil, muy alejado de su realidad en las profundidades de submarinas.

Captura2

Captura

Y nos ponemos con el muestreo…

Es curioso ver cómo tripulación, técnicos de la UTM e investigadores nos coordinamos para obtener muestras de esa porción del fondo marino que tanto nos interesa en el proyecto FAUCES. La técnica principal de muestreo que estamos utilizando en esta campaña es el gravity corer, o testigo de gravedad, que consiste en una cabeza cilíndrica de alrededor de 250 kg., peso que hace penetrar en el fondo marino una lanza de acero hueca, de 9 centímetros de diámetro y entre 4 y 5 metros de longitud en nuestro caso, con una ojiva de acero en la punta para evitar que se escape el sedimento cuando se tira del dispositivo para extraerlo del fondo y subirlo al barco mediante un grueso cable de acero. Con este sistema se obtiene una columna de sedimentos que conserva las estructuras sedimentarias y nos permite ver cómo es el material del subsuelo marino.

Captura

Posteriormente, ya en el laboratorio, estos testigos de sedimentos  serán analizados en detalle para obtener datos acerca de sus propiedades físicas, químicas y granulométricas.

La dificultad que entraña la realización de estudios sobre el fondo marino ha sido palpable en nuestros muestreos. Varias de las lanzas han llegado a bordo dobladas en la punta y sin hincarse tras intentar muestrear el eje del cañón, a más de 1500 m de profundidad, debido a la dureza del material del sustrato.

LanzasDobladas
Ejemplos de lanzas dobladas al impactar contra el fondo marino

Pero el interés que tenemos en caracterizar estas morfologías submarinas nos hace solventar todos obstáculos, así que volvemos a probar con lanzas más cortas u otros procedimientos hasta que conseguimos nuestro objetivo.

Testigos
Manipulando uno de los testigos recuperados con sedimentos del fondo

El proyecto FAUCES: Cañones submarinos del sur de Iberia

El año pasado, durante la campaña FAUCES 1 (octubre de 2017), os estuvimos contando en este mismo blog las investigaciones que estábamos realizando a bordo del buque Sarmiento de Gamboa sobre la geología y geotecnia de los cañones submarinos.

Ahora, un año más tarde hemos vuelto a bordo del mismo barco para seguir con nuestras investigaciones geológicas en los cañones submarinos del sur de Iberia. En esta ocasión, seguimos utilizando diversas técnicas de estudio: las acústicas (como la sonda batimétrica o perfiladores de subfondo marino), las sísmicas y las de muestreo del  sedimento.

Y además, en esta nueva expedición —FAUCES 2— hemos incorporado dos  equipos singulares, que son el piezocono y el ROV. El piezocono es un equipo que nos permite determinar in situ las propiedades físicas del sedimento (por ejemplo, la porosidad o la consistencia), para así llegar a determinar la posibilidad de que se produzcan deslizamientos y estimar el grado de estabilidad de las paredes de los cañones. El ROV, por su parte, nos va a proporcionar imágenes del fondo marino.

Piezocono
Despliegue del piezocono

Despedida

Después de casi tres semanas de campaña por la costa mediterránea andaluza, toca poner fin al trabajo de toma de datos. Hemos conseguido cumplir todos los objetivos que nos habíamos planteado, la mayor parte de los datos adquiridos son de buena calidad y todo se ha desarrollado en un ambiente excelente, gracias al buen hacer de todos los integrantes de la campaña y a un mar que nos ha obsequiado con unos días de calma inmejorables.

Aquí os mostramos todas las instituciones participantes, así como unas fotos con momentos inolvidables de la campaña. Hasta pronto.

Participantes en la Campaña Fauces-1

  • Instituto Geológico y Minero de España (IGME)
  • Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC)
  • Instituto Español de Oceanografía (IEO)
  • Universidad de Salamanca (USAL)
  • Lyra Ingeniería

Logos

Agradecimientos:

  • Tripulación del B/O Sarmiento de Gamboa
  • Unidad de Tecnología Marina (UTM-CSIC)
  • Genavir (Francia)
Otras instituciones del Proyecto:
  • Institute of Environmental Geology and Geoengineering (Italia)
  • La Sapienza (Italia)
  • Institute of Geosciences Univ. Kiel (Alemania)
  • Instituto Português do Mar e da Atmosfera (IPMA, Portugal)
  • Universidad de Tánger (Tánger, Marruecos)
  • Université Pierre et Marie Curie (Francia)
  • Hellenic Centre for Marine Research (Grecia)
  • Inst. Dom Luiz. Univ. de Lisboa
  • Instituto Nazionale di Oceanografia e di Geofisica Sperimentale (OGS, Italia)
  • Universidad de Málaga (UMA)
  • Igeotest, Telefónica España, Agencia Pública de Puertos de Andalucía, Demarcación de Costas de Cádiz.

Fotos1

Fotos2

Fotos3

Fotos4

Fotos5